Los abonos naturales

Los abonos sirven para mantener la fertilidad de la tierra y proteger la vida del suelo. Los agricultores pueden preparar sus propios abonos utilizando varias técnicas. En cualquier caso, es recomendable hacerlos en la propia finca o casa con los desperdicios de la cocina, con el material vegetal que se obtiene de las podas y con el estiércol de los animales.

Compost

El compost es un abono casero de color oscuro y olor agradable que se obtiene de la descomposición de la materia orgánica sobrante de los huertos-finca (restos de la cocina, restos de cosechas, podas, estiércol animal, cenizas), que al descomponerse forma elementos nutritivos para las plantas. „ Preparación

La preparación de un compost se hace por capas:

• En la primera capa, que está en contacto con el suelo, ponga ramas grandes de los árboles para permitir la circulación del aire.

• Añada una delgada capa de estiércol fresco, no muy húmedo, que puede mezclarse con agua, gallinaza y melaza, si dispone de ella. Esta capa se puede cubrir con ceniza de madera de árboles.

• Encima ponga la capa de restos de cosecha, podas de cultivos y todo el material vegetal sobrante de la finca. Ponga este material en capas delgadas de aproximadamente 10 centímetros de grosor.

• Por último, agregue otra vez el estiércol, la ceniza y el material vegetal hasta completar un montón que tenga forma piramidal, de aproximadamente 2 metros de ancho en la base por 1.80 metros de alto.

„Recomendaciones:

• Los materiales para el compost deben estar frescos. Es esencial vigilarla humedad y la temperatura, y velar porque haya una relación correcta entre la cantidad de material vegetal y estiércol animal, aproximadamente 3 partes de vegetales por una parte animal.

• Si un compost está muy húmedo se puede compactar, lo que produce un proceso de fermentación que impedirá que haya un intercambio de aire con el ambiente. Si esto ocurre, debe removerse el montón para que el aire circule. Cuando el compost está muy seco pueden presentarse procesos de carbonización. La solución consiste en regar el montón con agua y removerlo. Como resultado de un buen manejo del compost se obtendrá una tierra fina y aromática.

• La experiencia de trabajo en el campo es una herramienta muy útil al momento de revisar la calidad del compost. Introduzca las manos en el compost para medir la humedad, no debe estar muy mojado y la temperatura siempre debe estar alta; huela el compost para aprender a diferenciar uno bueno de uno que esté podrido.


Biol

El biol es un fertilizante preparado a base de hierbas aromáticas y plantas silvestres de la casa-finca.

„Preparación:

Ponga en una caneca de 200 litros los siguientes ingredientes: 130 litros de agua (preferiblemente de lluvia), 30 kg de estiércol de vaca, 5 kg de estiércol de gallina o de cualquier otro animal de la finca, 4 kg de azúcar morena, panela o melaza, 3 litros de leche o suero (sin sal), 1 libra de cáscara de huevo finamente molida, 2 kg de ceniza de madera y 10 kg de hojas bien picadas de plantas silvestres (arvenses) y aromáticas de la finca. Mezcle bien.

„Recomendaciones:

• Se recomienda que las plantas utilizadas sean de la misma finca donde va a usar este abono.

• Para enriquecer el contenido mineral del biol, usted también puede añadirle 3 kg de arcilla en polvo, 4 kg de roca fosfórica, 1 kg de bórax, 1⁄2 kg de sulfato de manganeso y 1⁄2 libra de sulfato de cobre.

• Instale la caneca en un lugar bajo techo o bajo un árbol saludable. Primero, ponga todos los ingredientes orgánicos. Luego llene de agua hasta las dos terceras partes de la caneca. Revuelva bien y adicione los ingredientes minerales, si los tiene. Mientras revuelve a fondo, llene hasta antes de llegar al borde, de tal manera que pueda revolver sin regar nada.

• Tape la caneca con un lienzo o con una lona amarrada con un elástico, que pueda soltarse fácilmente, para que los animales no se introduzcan y sea posible el intercambio de aire.

• El éxito del biol consiste en revolverlo a fondo dos veces cada día para que tenga una buena oxigenación. Si lo revuelve juiciosamente, no olerá mal. Sabrá que está listo cuando, al agitarlo, no haya espuma, es decir, cuando cese la fermentación.

• El biol puede aplicarse directamente al suelo o en las hojas, como fertilizante o controlador de plagas. También puede usarse directamente en la elaboración del compost, aplicándolo unos días antes de que esté listo.

• Para usar el biol en el suelo: diluya 3 litros de biol por cada 10 litros de agua. Aplique sobre el suelo recién preparado o alrededor del tallo de las plantas que quiera fertilizar.

• Para usar el biol en las hojas: diluya 1 litro de biol por cada 10 litros de agua. Aplique directamente sobre las hojas con una fumigadora limpia o con un manojo de hojas a manera de escoba. La aplicación puede repetirse 3 o 4 veces durante el ciclo de cultivo.

• También puede utilizarse para remojar las semillas antes de la siembra para facilitar su germinación y proveerle abono a la nueva planta.

Purín de Ortiga

Sirve para fertilizar el cultivo, para evitar la presencia de hongos en épocas de invierno y para el tratamiento del pulgón.

„Preparación:

• Pique 1kg de ortiga fresca y póngalo a remojar en 5 litros de agua. Tape y deje descomponer.

• A las 24 horas de haberlo preparado puede rociarlo directamente en las hojas de las plantas para combatir o prevenir la aparición de hongos o de pulgón.

• También puede utilizarlo dos semanas después de haberlo preparado y una vez esté fermentado, aplicándolo directamente en el suelo como si fuera un abono.

Purín de Sauce

Sirve para fortalecer las plántulas y controlar hongos y pulgones en épocas de invierno.

Sirve también para desinfectar el semillero, estimular el crecimiento y dar resistencia a las plantas.

„Preparación:

Macere 1⁄2 kg de corteza tierna de sauce y póngala a fermentar en 3 litros de agua limpia, mejor si es de lluvia. Si es posible, agregue una cucharadita de levadura de pan. Deje fermentar mínimo tres días, revolviendo la preparación diariamente.„

Aplicación

• En el semillero de hortalizas, aplique 3 litros por metro cuadrado.

• Antes de trasplantar, es bueno sumergir las plántulas en este purín (sin diluir) durante 5 minutos.

Preparado de ají y ajo

Sirve para controlar pulgones, gusanos cogolleros, mariposa de la col y hongos como la roya del fríjol.

„Preparación:

Macere 1/4 de taza de ajo y 1/4 de taza de ají y dilúyalos en 10 litros de agua. Deje reposar la mezcla 24 horas. Luego diluya 1 litro de esta mezcla en 10 litros de agua y un poco de jabón de coco.

„Aplicación

Se aplica directamente sobre el follaje, preferiblemente en horas de la tarde (con poco sol). Se debe aplicar cada ocho días para un eficiente control.

Abonos verdes

Los abonos verdes son en realidad cultivos que mejoran y aportan elementos nutritivos al suelo, y se utilizan en los momentos de descanso que hay mientras se hacen las rotaciones.

Las plantas de los abonos verdes permiten la aireación del suelo y, una vez enterradas, le aportan humus y nitrógeno. Los abonos verdes, al igual que las coberturas, previenen la evaporación y controlan las malezas.

Los abonos verdes se cortan antes de que produzcan semillas, en pedazos de 3 centímetros, y se dejan bien distribuidos por todo el suelo del cultivo. Para hacer abonos verdes se recomiendan plantas como maíz, frijol, girasol, consuelda, mostaza, trigo, lúpulo, trébol, trébol blanco, arveja, vicia, nabo forrajero y botón de oro.