Actividades en una granja integral


En la granja integral se realiza el trabajo productivo en armonía con la naturaleza. El funcionamiento está basado en la observación de los sistemas naturales. Se potencian y articulan todas las fuerzas y se respetan los ritmos y tiempos de trabajo.

En la granja integral se deben utilizar todos los recursos que hay para resolver las necesidades de la vida de la granja, y por eso debe contemplar: Diversas áreas para cultivos y animales.
  • La forestación y reforestación de nacimientos y cuencas.
  • La elaboración de fertilizantes y fungicidas.
  • El manejo de la energía.
  • Diferentes procesos de transformación de alimentos.

Los cultivos

Todas las actividades de la granja deben tener en cuenta el uso que se le va a dar a los suelos y al agua. Una parte de la tierra se dedica a tener los cultivos, otra para hacer los huertos y semilleros, otra para hacer las eras de las plantas medicinales y aromáticas, y otra para ubicar los árboles frutales. También debe haber espacio para tener los animales y espacio para los pastizales de los cuales se alimentan. Asimismo se tendrá en cuenta que la granja produzca la mayor diversidad de productos según las características del clima y del terreno.

Los frutales

Es importante sembrar frutales en la granja para tener fruta fresca durante todo el año. Los frutales producen, además, alimento para miles de aves e insectos que son necesarios para el control biológico dentro del ecosistema de la granja.

Huerta

La huerta es importante en la alimentación y salud de los miembros de la familia. Sus productos frescos, secos o procesados también se pueden comercializar. Una huerta sembrada de maíz, frijol y soya, entre otros, puede alimentar los animales de la granja en combinación con hierbas propias de la región.

Para fertilizar la huerta se deben utilizar: compost, abonos orgánicos, humus, abonos foliares o líquidos y purines.

Animales en la granja En la granja se pueden criar, en mayor o menor escala según sea su tamaño, gallinas, codornices, patos, conejos, cabras, ovejas, peces y otras especies que se integren de manera productiva y alegren el paisaje y el ambiente de la granja.


La ganadería

Tener ganado para la producción de leche o carne y sus derivados exige una gran responsabilidad social y ambiental, porque esta actividad suele, tradicionalmente, fomentar la deforestación.

En una granja integral se deben utilizar sistemas de silvo pastoreo, que utiliza el bosque, los árboles y las cercas vivas para alimentar los animales de manera saludable.

Es importante tener en cuenta qué razas son más apropiadas para cada zona, retener las hembras para la reproducción y destinar los machos para el consumo local.

Energía en la granja: el biodigestor

Todos los residuos orgánicos de la granja se pueden utilizar en un biodigestor para producir energía y fertilizantes. El uso del biodigestor evita el uso de maderas y de carbón para producir energía, y por lo tanto también evita la tala de los bosques, previene la erosión de los suelos y la contaminación de las fuentes de agua.

Forestación y reforestación

Una buena parte del terreno debe estar cubierta de bosque, que protege el agua y la tierra y provee la madera que se requiere para alimentar el fogón y hacer las reparaciones necesarias.

Los bosques y las cercas vivas son vitales para evitar la erosión de la tierra, fijar el CO2 y liberar oxígeno mediante la fotosíntesis, proteger contra la acción de los vientos, conservar la humedad de vertientes y manantiales, garantizar el abastecimiento de maderas para la construcción y reparación, dar sombra a los animales, proteger y proveer de casa y alimento a las aves, avispas e insectos que contribuyen al control biológico.

Es importante adelantar un riguroso y constante programa de siembra de bosques, cercas vivas, y para esto es conveniente tener un vivero y así disminuir los costos de compra, permitir que las especies se conserven de manera natural y las plantas y alimentos no sufran degradación.