Agua volteada


¡Y no se derrama!

Con este experimento entenderás por qué la leche no se derrama de la ubre, aunque tenga los orificios para abajo. Un gigante la sostiene.

Paso a paso:

1. Llena el vaso con agua hasta el borde, de tal forma que éste también quede mojado.
2. Ponle la cartulina o la tarjeta encima al vaso.
3. Voltéalo rápidamente y deja tu mano sosteniendo la tarjeta.
4. Quita tu mano de la tarjeta. ¡Verás que el agua no se derrama!

¿Qué hay detrás?

Hay mucho aire haciendo presión sobre la tarjeta y esto impide que el agua se derrame. La presión del aire sobre la tarjeta equivaldría, en peso, a varias toneladas, más o menos lo que pesarían tres camiones.