Diversidad vegetal

El reino vegetal es increíblemente variado y diverso, existen en é́l aproximadamente unas 260.000 especies de plantas que se diferencian entre ellas por el tamaño, la forma, los colores y há́bitos de crecimiento. Musgos y hierbas cubren el suelo como una alfombra, plantas y arbustos se levantan sobre la tierra, algunas plantas viven encima de otras, bejucos y enredaderas trepan en busca de luz y otras especies crecen hasta convertirse en grandes árboles. Montañas, valles, sabanas, planicies, rocas, litorales, charcas, pantanos, ríos, mares son lugares adecuados para que la vida vegetal crezca y permita que los animales y los seres humanos encontremos allí el alimento, el agua y la protección que necesitamos.

Las plantas son indispensables para la vida en el planeta: exhalan el oxígeno que respiramos; conservan las fuentes de agua y regulan el clima; producen frutos, semillas, hojas, tallos y raíces que son el alimento de hombres y animales; proporcionan sombra y abrigo a otras especies (allí construyen sus nidos las aves, ponen los huevos algunos insectos, hacen sus madrigueras muchos animales); nos brindan madera para la construcción de nuestras viviendas y medicinas para conservar la salud; alegran el paisaje, adornan nuestras casas y jardines con sus flores y nos deleitan con sus aromas.

Nos proporcionan, además, maderas para fabricar muebles y adornos, materias primas para la industria (tintes, resinas, aceites esenciales, curtimbres), fibras como el algodón y el lino para tejer los vestidos, fibras para elaborar papel, y nos dan leña y carbón, combustibles para calentar los hogares y cocinar los alimentos.

Suelo fértil y agua limpia

El suelo desempeña un papel muy importante, pues es allí donde la mayoría de las plantas fijan sus raíces y buscan los minerales que necesitan para su crecimiento y desarrollo.

Bajo la hojarasca y en la oscuridad del suelo encontramos una gran cantidad de pequeños animales descomponedores, como lombrices, tijeretas, cochinillas, protozoos, algunos tipos de cucarrones, bacterias y hongos que tienen la valiosa función de transformar las hojas y tallos secos, los excrementos de los animales, y toda la materia orgánica, en humus, dejando los nutrientes disponibles para las plantas. En un gramo de suelo fértil podemos encontrar hasta 2.500 millones de bacterias.

El agua, como en la mayoría de los seres vivos, es el componente principal de la planta, pues llega a ser más del 80% de ella. El agua actúa como ‘un esqueleto’ que ayuda a la planta a sostenerse; por esta razón, cuando el suelo está seco y la planta no puede absorber agua, ésta se marchita. Las plantas requieren agua limpia en el suelo, para que los minerales de la tierra se disuelvan, puedan ser absorbidos por las raíces y transportados por el tallo hasta las hojas.