El bebé que se para: de 9 a 12 meses


De los nueve a los doce meses el niño se para con apoyo y luego sin él. Esto amplía enormemente su mundo, y lo hace sentir más independiente debido a la capacidad que ahora tiene de moverse por sus propios medios. El acto de pararse es para el niño una verdadera conquista y un gran motivo de orgullo, pues ahora se puede sentir igual a las demás personas mayores que van y vienen con libertad por toda la casa.

Todo su sistema nervioso y todos sus sentidos están alertas y en juego. Ahora aprende con gran facilidad, entiende lo que le dicen, aunque no pueda hablar, y tiene una voluntad que ejerce sobre el entorno que lo rodea: pide, da, reclama, quiere, desea, observa con detenimiento lo que otros hacen y se nota que ya comprende algunas de las cosas que pasan a su alrededor.
  • Domina el gateo, empieza a pararse, e intenta caminar.
  • Investiga el mundo ensayando, cometiendo errores y corrigiéndolos.
  • Pronuncia sílabas y unas pocas palabras.
  • Es más tranquilo y divertido en sus relaciones con los demás, con frecuencia es el centro de atención de la familia y le gusta su papel.
  • El apoyo en sus avances corporales, del lenguaje e intelectuales le da confianza y seguridad en sí mismo.
  • Entiende conceptos espaciales como adentro y afuera, encima y debajo, adelante y atrás.
  • Identifica las diferentes partes de su cuerpo.

¿Qué necesita el bebé que se para?

  • Que le fomenten hábitos saludables de aseo y respeten sus ritmos de actividad y sueño.
  • Ropa cómoda, poder andar desnudo y estar descalzo. Claridad en lo que se espera de él.
  • Reconocimiento por sus logros mediante palabras, abrazos y caricias.
  • Que jueguen con él, le permitan jugar aunque se ensucie, y que le respeten sus juguetes preferidos.
  • Espacios libres y seguros para gatear, tratar de pararse y caminar.
Clic aquí para ver juegos y juguetes apropiados para esta edad.