Importancia de la diversidad en el suelo

Suelo fértil y agua limpia

El suelo desempeña un papel muy importante, pues es allí donde la mayoría de las plantas fijan sus raíces y buscan los minerales que necesitan para su crecimiento y desarrollo.

Bajo la hojarasca y en la oscuridad del suelo, encontramos una gran cantidad de pequeños animales descomponedores, como lombrices, tijeretas, cochinillas, protozoos, algunos tipos de cucarrones, bacterias y hongos que tienen la valiosa función de transformar las hojas y tallos secos, los excrementos de los animales, y toda la materia orgánica, en humus, dejando los nutrientes disponibles para las plantas. En un gramo de suelo fértil podemos encontrar hasta 2.500 millones de bacterias.

El agua, como en la mayoría de los seres vivos, es el componente principal de la planta, pues llega a ser más del 80% de ella. El agua actúa como ‘un esqueleto’ que ayuda a la planta a sostenerse; por esta razón, cuando el suelo está seco y la planta no puede absorber agua, ésta se marchita. Las plantas requieren agua limpia en el suelo, para que los minerales de la tierra se disuelvan, puedan ser absorbidos por las raíces y transportados por el tallo hasta las hojas.