La piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo y le sirve como pantalla para cubrirlo y protegerlo manteniendo estable la temperatura. A través del sentido del tacto, la piel puede diferenciar entre la suavidad de una caricia y una amenaza de peligro. Su extrema sensibilidad y su constante exposición al mundo exterior hacen que reaccione ante todo agente extraño. Por eso pica, se irrita y se brota.


Cuidados para la cara

Existen técnicas muy sencillas para mejorar la salud de la piel de la cara y hacer tratamientos para la piel grasa, la resequedad, el acné, las manchas, las cicatrices y para limpiarla de impurezas.

Base para mascarillas

Para obtener una base de mascarilla, vierta en la licuadora los cristales de media hoja de penca sábila y tres cucharadas avena en polvo.

Agregue, según el caso:
  • Para las manchas: medio pocillo de café colado bien espeso. 
  • Para cicatrizar: medio pocillo de agua de caléndula. 
  • Para limpiar y secar el acné: medio pocillo de agua de llantén o diente de león. 
  • Para nutrir: medio pocillo de papaya o mango maduro. Aplique y deje actuar por 20 minutos. Luego retire con agua.

Piel grasa

Este tipo de piel tiene un aspecto brillante y graso, aun después de lavarla, y es propensa a tener poros dilatados, puntos negros y acné. Es recomendable hacerse algún tipo de mascarilla para mantenerla sana.

Mascarilla de tomate

Aplique varias rodajas de un tomate mediano sobre el rostro, retire a los 15 minutos y lave con agua fresca.

Mascarilla para eliminar el brillo de la cara

  • Hierva una papa, aplástela con un tenedor y agregue el jugo de un tomate. 
  • Esparza en la cara y deje secar. Retire a los 15 minutos y lave con agua fresca.

Piel mixta

Este tipo de piel es grasosa en el mentón, la nariz y la frente (la llamada la zona T del rostro) y seca en las otras partes de la cara. Requiere un tipo especial de mascarilla.

Mascarilla de limón y aguacate

  • Aplaste un aguacate y mezcle con la clara de un huevo batida a punto de nieve hasta lograr una masa consistente.
  • Luego agregue una cucharada de zumo de limón y mezcle bien. 
  • Aplique y deje actuar por 20 minutos. Luego retire la mezcla con agua tibia.

Piel seca

La piel seca tiene una tonalidad mate, un aspecto apagado y gris, y es muy propensa a arrugarse y mancharse con facilidad. Las mascarillas apropiadas humectan la piel y la conservan saludable.

Mascarilla de banano y avena

  • Pele un banano pequeño muy maduro y machaque hasta formar una masa. 
  • Añada una cucharadita de miel y una cucharada de harina de avena. 
  • Mezcle con un tenedor hasta formar una pasta homogénea y aplique sobre la piel formando círculos. 
  • Deje actuar durante 15 minutos. Retire con agua tibia.

Mascarillas de fresas, moras o frambuesas

  • Aplaste con un tenedor un puñado de estos frutos hasta lograr una masa consistente. 
  • Mezcle con tres cucharadas de avena y tres cucharadas de leche entera o yogurt. 
  • Aplique sobre el rostro y retire después de 15 minutos.

Los labios

El sol, el viento y los cambios de clima resecan los labios. Para protegerlos e hidratarlos se recomienda usar una crema.

Crema hidratante para los labios

  • Disuelva a fuego lento una barrita de manteca de cacao y agregue una cucharadita de miel de abeja y unas gotas de extracto de pétalos de caléndula. 
  • Vierta la mezcla en un frasco pequeño y deje enfriar. 
  • Unte el dedo con la crema y pase sobre los labios.