El agua puede ser muy peligrosa

La vegetación no solo ayuda a conservar la humedad y a proteger el agua. También es muy útil para proteger la tierra y los suelos, pues durante el invierno las raíces de las plantas evitan que el agua arrastre la tierra y ocasione derrumbes y tragedias, como también evita que se lleve la tierra fértil y ocasione erosión.

Las normas ambientales colombianas ordenan mantener protegidas con vegetación boscosa las orillas de los ríos y las laderas o faldas de montaña muy empinadas pues de esta manera se evitan la erosión y las tragedias invernales.

Para que sobrevivan la tierra, el agua, las plantas y nosotros mismos es necesario recuperar nuestros bosques.

Podemos ayudar al agua entre todos

Es importante conocer el Plan de Ordenamiento Territorial de nuestro municipio, en el cual se señalan las áreas dedica- das a la conservación, recuperación y manejo de los suelos.

Podemos organizar con los vecinos un programa de reforestación —siembra de árboles— y ayudar a construir algunas soluciones para controlar la erosión:
  • Gaviones: cajones hechos con malla de alambre y rellenos de piedra con los cuales se disminuye la fuerza del agua en zonas de escorrentía.
  • Trinchos: escalones hechos con guaduas clavadas para trancar el arrastre de suelo en las tierras abiertas por la erosión.
  • Canales de escorrentía: zanjas excavadas en sentido transversal a la dirección de la caída del agua, para disminuirle la fuerza y reducir la erosión