Sistema circulatorio



Es el responsable de hacer llegar sangre a todo el cuerpo, impulsada por el corazón y transportada por las venas y las arterias.

Otros órganos que desempeñan un papel importante en este sistema son los riñones y el hígado, encargados de filtrar y purificar la sangre, y el bazo y la médula ósea, que producen glóbulos rojos. Estos órganos son los encargados de llevar oxígeno a las células y de retirar los desechos que encuentran en ellas. Los glóbulos blancos, también encontrados en la sangre, hacen parte del sistema de defensa que se activa cuando aparecen las infecciones o las enfermedades.

Nutrición: consumir ajo, cebolla, pimentón y frutas, especialmente cítricos y guayabas, ricos en vitamina C, y alimentos calientes y reconfortantes como caldos, coladas, sopas, tisanas y aromáticas.

Prevención: tomar baños de agua fría y masajear el cuerpo con suavidad utilizando un estropajo o un cepillo blando es recomendable para mejorar la circulación.

Rutina: hacer ejercicios diariamente, durante mínimo 40 minutos, hasta que se produzca sudoración. Beber 8 vasos de agua al día activa la circulación.