Tanques para la recolección de aguas


Tanque de agua
Si no se dispone de una fuente de agua cercana, es necesario diseñar un sistema para recoger las aguas lluvias de los techos de la casa y de las demás instalaciones de la finca. Y el mejor sistema es un tanque.

El tamaño es importante, porque es necesario tener en cuenta la cantidad de agua que necesitan todos los miembros de la familia, así como los demás seres que habitan la finca.

Es recomendable que los tanques recolectores de agua para la casa sean plásticos y estén conectados mediante tuberías de PVC, que evitan el contacto con el aire y el suelo impidiendo la contaminación del líquido hasta que llega a los grifos.

Si las necesidades de agua superan la capacidad de los tanques plásticos, se deben construir tanques en ladrillo y cemento con refuerzos de varilla y concreto, o excavar en la tierra un depósito, impermeabilizarlo con arcilla y revestirlo con plástico grueso. Para evitar la evaporación, sobre todo en climas cálidos y zonas secas, el depósito se puede cubrir con un techo de plástico e instalarle encima un emparrado con plantas trepadoras que lo aíslen del calor solar.

Los canales y canaletas para el transporte del agua pueden ser metálicos o de plástico PVC. Otra alternativa más económica consiste en usar guadua, rajándola por la mitad y quitándole las separaciones entre los canutos.