Jugarle limpio al agua es tratarla bien

Tratamiento de aguas servidas

Podemos hacer uso de varias herramientas para que las aguas negras y grises no afecten la salud ni contaminen el entorno.

Pozo séptico

Pozo septico
Tanque retenedor de sólidos de las aguas negras del sanitario. Para una familia de seis personas el pozo debe medir 2 metros de largo, 1 de ancho y 1.20 de profundidad. Debe dividirse en dos cámaras comunicadas por dos ventanas de 30 centímetros de ancho, 40 de alto, construidas a 40 centímetros de altura medidos desde el fondo.

Las aguas deben llegar al pozo transportadas por una tu- bería de PVC de 4 pulgadas.

La red de recolección debe tener 5 centímetros de inclinación por cada metro de recorrido.

Para que la materia orgánica se deposite en el fondo, el agua debe permanecer mínimo seis horas en el pozo.

Trampa de grasas para las aguas grises

Debe tener 1 metro de altura por 60 cm de largo y 60 de ancho. Las aguas deben transportarse por tubería de PVC de 4 pulgadas y utilizar un codo que las descargue a 50 cm de altura. Deben salir a través de un conducto, en forma de codo que las capte a 15 cm del fondo. Las grasas y las espumas de los jabones tienden a flotar y las aguas salen limpias de ellos.

Conexión desde el lavamanos hasta el sanitario

De esta manera el líquido que usamos en el lavamanos sirve para llenar el tanque de agua del sanitario y así no gastamos agua limpia al descargarlo.

Tanto el pozo séptico como la trampa de grasas deben limpiarse cada seis meses. El residuo debe espolvorearse con cal y dejarlo descomponer para incorporarlo al suelo como abono